La Verdad Sobre los Quistes de Ovario y el Embarazo

Quistes de Ovario y el EmbarazoNo hay nada más aterrador para una mujer embarazada que descubrir la presencia de quistes de ovario, por ello, durante décadas esta ha sido una de las enfermedades de los ovarios más temidas en el mundo femenino. No obstante, como veremos a continuación, en la mayoría de los casos no hay razones para preocuparse. En este artículo, hemos decidido revelar la verdad sobre los quistes de ovario y el embarazo, ya que hay un sinfín de rumores, mitos y leyendas urbanas circulando por ahí que no hacen sino preocupar a las mujeres encintas. Por ende, si estás embarazada o estás intentándolo, esta información es imprescindible, ya que te ayudará a estar más segura y a disfrutar más de tu embarazo.

Al contrario de lo que piensa mucha gente, los quistes de ovario durante el embarazo no suponen un gran problema para la salud de las mujeres. Sin embargo, muchas mujeres encintas creen que esta enfermedad de los ovarios es muy peligrosa, a pesar de que no ha habido muchos casos en los que los síntomas de un quiste ovárico hayan afectado al embarazo.

En los embarazos, los quistes ováricos aparecen en una proporción de uno a mil, y tan sólo uno entre veinticinco mil quistes desarrolla cáncer de ovario; por consiguiente, se puede deducir que la gran mayoría de los quistes de ovario son inofensivos. Los quistes ováricos benignos están recubiertos de tejido fino y contienen fluidos inocuos, por lo que no suponen ningún peligro, a menos que crezcan demasiado o se rompan. Como esta afección no suele afectar al curso normal del embarazo, los médicos, en la mayoría de los casos, simplemente controlan los quistes mientras esperan a que desaparezcan, ya que se suelen eliminar rápidamente.

Una de las situaciones más peligrosas que le podría ocurrir a una mujer embarazada es la rotura de un quiste ovárico. El dolor de ovario, sería entonces, lo suficientemente intenso como para provocar un parto prematuro o un aborto. Afortunadamente, los anestésicos y otros calmantes del dolor no tienen efectos secundarios dañinos y se pueden usar para reducir el dolor de ovario. Además, los fluidos que libera la rotura del quiste ovárico no producen ninguna infección. En estos casos, los médicos deben estar pendientes de la situación para, así, evitar cualquier posible complicación.

Los médicos deben prestar especial atención a los quistes de ovario que se retuercen, ya que causan dolores insoportables y, en la mayoría de los casos, es preciso recurrir a una operación de quistes en los ovarios. Los quistes de ovario de entre seis y ocho centímetros de diámetro suelen ejercer presión sobre otros órganos del cuerpo, especialmente, sobre la vejiga y los intestinos. Además, los quistes de ovario de ese tamaño son más susceptibles de romperse, por ello, los médicos suelen recurrir, igualmente, a una operación de quistes en los ovarios para extirparlos y, de esta forma, prevenir la rotura.

Algunos de los síntomas de los quistes de ovario son muy similares a aquellos del embarazo, por ende, los médicos siempre se aseguran de que las molestias que sufren las mujeres embarazadas se deben, en verdad, al embarazo y no a los quistes de ovario. Gran parte de las mujeres tienen quistes de ovario y ni siquiera lo notan, lo cual es comprensible, ya que los síntomas no siempre aparecen. En las mujeres embarazadas, sin embargo, los médicos tienen especial cuidado y se aseguran de que los dolores abdominales, las náuseas, los vómitos y el malestar estomacal se deban únicamente al embarazo y no a quistes de ovario malignos, de tamaño desmedido o a punto de romperse. En algunas ocasiones, los quistes de ovario se descubren en los reconocimientos que se realizan durante el embarazo.

Por último, para que te sientas más tranquila, conviene que sepas que cuando una mujer embarazada tiene quistes de ovario, los médicos realizan una ecografía y otras pruebas para asegurarse de que el quiste no es maligno. En cualquier caso, lo mejor es no preocuparte demasiado, ya que los quistes de ovario que aparecen durante el embarazo son, casi siempre, benignos y, en aquellos casos en los que se produce la rotura del quiste de ovario, dispones de remedios eficaces.

Bookmark the permalink.

Comments are closed