Quistes de ovarios

El quiste de ovarios es una formación benigna que consiste en una especie de globo pequeño lleno de líquido en su interior, que pueden estar en el interior del ovario o en su superficie.

El quiste de ovario se forma de la siguiente manera: todos los meses durante el proceso de la ovulación un folículo que contenía en su interior un óvulo,  lo libera,  para que pase a las trompas de Falopio para ser fecundado.

Los folículos crecen entre 18 mm y 25 mm aproximadamente. Una vez que liberó el óvulo se va reduciendo hasta desaparecer, pero cuando no lo hacen y siguen aumentando de tamaño se convierten en quistes. Son considerados quistes cuando miden entre 30 y 40 mm.

Este tipo de quistes de ovarios se denominan quistes funcionales y se dividen en quistes foliculares o quistes del cuerpo lúteo o cuerpo amarillo.

El quiste folicular se produce cuando el folículo en lugar de romperse continúa creciendo.

El quiste lúteo surge cuando se cierra la abertura por donde salió el óvulo y queda llena de líquido en su interior. El cuerpo lúteo debe desintegrarse una vez que el óvulo se liberó a menos que ocurra el embarazo, cuando no lo hace queda una depresión donde se acumula el líquido.  Este tipo de quistes desaparece sólo con el correr de los meses.

Síntomas de los quistes de ovario:

– Dolor en la parte baja del abdomen.

– Sensación de peso en la pelvis.

– Dispareunia (dolor en las relaciones sexuales)

– Menstruaciones irregulares.

– Menstruaciones abundantes.

– Tratamiento para los quistes de ovario.

Tratamiento para los quistes de ovarios:

Los quistes ováricos funcionales generalmente no necesitan tratamiento. Por lo regular, desaparecen al cabo de 8 a 12 semanas sin tratamiento.

El tratamiento para los quistes de ovarios,  llamados quistes foliculares o quistes funcionales consiste en la toma de píldoras anticonceptivas para cesar la producción del ovario hasta que los quistes desaparezcan.

Las píldoras anticonceptivas (anticonceptivos orales) se pueden prescribir durante 4 a 6 semanas. El uso por más tiempo puede disminuir el desarrollo de nuevos quistes ováricos. Estas píldoras no disminuyen el tamaño de los quistes existentes, los cuales a menudo desaparecen por sí solos.

Si el quiste no desaparece será necesario aspirarlo o en algunos casos extirparlo.

Se puede necesitar cirugía para extirpar el quiste o el ovario con el fin de verificar que no haya células cancerosas.  La cirugía muy probablemente se necesite para:

Quistes ováricos complejos que no desaparecen

Quistes que estén causando síntomas y que no desaparecen

Quistes ováricos simples que sean mayores de 5 – 10 centímetros

Mujeres menopáusicas o que estén cerca de la menopausia

Cirugía para los quistes ováricos:

– Laparotomía exploratoria

– Laparoscopia pélvica para extirpar el quiste o el ovario

El médico puede recomendar otros tratamientos si un trastorno, como la poliquistosis ovárica, está causando los quistes ováricos.

Receta casera para quistes de ovario:

– 2 libras de remolacha rallada y colada
– Medio litro de miel de caña (melaza) cuanto más oscura mejor.
– Se coloca en un recipiente de vidrio con tapa el jugo de la remolacha junto con la melaza y se guarda en la nevera.
– Se toman 3 tazas al día, una en ayunas y las otras dos luego de las comidas durante dos meses.

Esta preparación es rica en vitaminas y minerales, contiene además hierro, calcio, magnesio, ácido fólico, flavonoides, entre otros y tiene múltiples propiedades en la eliminación de tumores y en la recuperación y renovación celular.

Bookmark the permalink.

Comments are closed